EnglishItalianSpanish
INICIO
EL CELLER
RESERVAS
CONTACTO

LA BODEGA MÁS ANTIGUA DE VALENCIA

Recorrer la ciudad del Túria buscando experiencias diferentes es una de las alternativas más aconsejables para los que eligen hacer turismo en Valencia.

Una de las apuestas más firmes es nuestro celler medieval, un celler en València que reúne todos los requisitos para sorprender porque además de ofrecer la mejor cata de vino en València es un singular bien patrimonial en perfecto estado de conservación asentado en el casco histórico de ciudad.

Las experiencias en torno al vino en València en este espacio cobran otra dimensión porque se trata de la bodega más antigua de la ciudad, de hecho está fechada en el siglo XIII y catalogada como Celler Agrícola de ese centuria.

La historia de este mágico espacio se remonta a las primeras décadas después de la conquista cristiana. En esa etapa de la historia nuestra bodega en València era un símbolo de prosperidad al formar parte de una vivienda señorial propia de las estructuras feudales de esa etapa histórica.

Situado fuera de los límites de la muralla árabe, en aquel lejano Siglo XIII la zona se caracterizaba por ser un tapiz de olivos, viñedos y almendros que serían los protagonistas de la actividad del lugar. Nuestro Celler del siglo XIII no era para entonces un lugar abierto, sino un espacio privado, pero las experiencias del celler allí vividas impregnaron el lugar de tal manera que al piar su suelo desnivelado percibes sensaciones únicas.

Nada allí sabe igual, cuando te plantees regalar una cata de vino en València no lo dudes, porque mientras maridas nuestros vinos podrás sentir que entre esos muros de piedra la historia se ha detenido para fundir pasado y presente.

¿Qué es el celler?

Físicamente es un espacio arqueológico de doble altura que gracias al IVVSA y a PROAVA se recuperó durante las obras de una plaza en el Barrio del Carmen de Valencia.

En la parte subterránea, a la que se accede desde una escaleras abiertas en medio de una plaza pública, descubres arcos perfectos y coberturas de piedra intactas que te dejan boquiabierto porque parece que el tiempo no haya transcurrido allí.

En la parte superior, a la que se accede desde la calle Baja de la ciudad, impresiona ver que el suelo es de cristal para poder ver todos los detalles de la bodega inferior mientras disfrutas de alguna de las experiencias enológicas que te ofrecemos. Es un museo vivo, una bodega modernizada, un espacio integrado en el que todo fluye de otra manera… un lugar único!.

Además, a día de hoy, y gracias a esta moderna remodelación, observamos su carácter subterráneo, fresco y oscuro, donde se elaboraba y se almacenaba el vino, junto con aceites o cereales propios de la dieta mediterránea desde arriba y desde dentro.

Bien podríamos decir que acceder desde las escalinatas que se han habilitado para visitarlo, o maridar nuestros vinos y productos artesanos sobre ese techo de cristal, es como viajar en el tiempo para vivir en primera persona los primeros indicios de la actividad tabernera en esta luminosa ciudad.

Sin duda, es tu espacio para hacer realidad cualquier evento, visita, presentaciones, charlas o cualquier actividad que tu imaginación sea capaz de crear en el centro histórico de València.

A día de hoy, observamos su carácter subterráneo, fresco y oscuro, donde se elaboraba y se almacenaba el vino, junto con aceites o cereales propios de la dieta mediterránea. Tras el paso de los siglos, el lugar perdió su actividad como bodega en el SXV, pero se empezó a fraguar en las dependencias más pegadas a la Calle Baja, los primeros indicios de la actividad tabernera en la ciudad como tal.

Gracias al IVVSA y a PROAVA, se ha devuelto al vino y a sus gentes un maridaje perfecto entre la armonía del Vino y la cultura valenciana.